Economía

Aseguran que la Semar controlará los puertos en lugar de la SCT.

Ya son 25 años en que los puertos comerciales del país operan a través de las 16 paraestatales denominadas Administraciones Portuarias Integrales, mejor conocidas como API. La Coordinación General de Puertos y Marina Mercante de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) es poderosa, muy poderosa, por tener a su cargo el control de esas instituciones.

Aquí le he comentado que se prevén cambios de fondo en este sector, y que una de las probabilidades más en línea con la cuarta transformación es precisamente que la Secretaría de Marina se haga cargo de estas administraciones con sospechas de corrupción y, por lo visto, así será.

El grupo parlamentario de Morena en la Cámara de Diputados ya analiza la posibilidad de quitar esa tarea a la SCT y transferirla precisamente a la Secretaría de Marina. Hay incluso una iniciativa que estudian los legisladores encabezados por Mario Delgado, que prevé una modificación a la Ley de Navegación y Comercio Marítimos, negocio que representa alrededor de 11 mil millones de pesos anuales de ingreso a la Federación, para que sea ahora dirigida y supervisada por la dependencia del almirante Rafael Ojeda.

La propuesta también contempla una modificación a tres artículos de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, el 10, el 30 y el 36. El primero en mención señala que las secretarías de Estado tienen igual rango y que no habrá preeminencia alguna; el 30 se refiere a las atribuciones de la Secretaría de Marina, y el 36 habla sobre las atribuciones de la SCT sobre regulación, promoción y organización de la marina mercante y la administración de los puertos.

Insisto, la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante de la SCT ya no será poderosa. Por ahí pasaron personajes como Pedro Pablo Zepeda Bermúdez y Guillermo Ruiz de Teresa, y desde donde Héctor López Gutiérrez coordina actualmente las actividades de las API para la 4T.

La propuesta legislativa en el Congreso contempla también reformas a la Ley de Puertos para que como Autoridad Marítima Nacional, la Semar adquiera una mayor fortaleza y asuma a la letra la totalidad de la Administración Marítima de México.

Estamos hablando de una reconfiguración de la lógica portuaria nacional, justificada por el compromiso de combatir la corrupción en los centros portuarios. El documento que circula entre los asesores morenistas dice que “prácticamente se subsume a la SCT ante la Secretaría de Marina en este tema, ya que gran parte de las funciones realizadas por la primera pasarán a ser competencia de la segunda”.

Milenio

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *