Comercio Exterior

Alimentos, los más dañados por retrasos en pasos fronterizos de EU.

Los alimentos han sido los más perjudicados por los retrasos que desde hace dos semanas se registran en las aduanas para atravesar la frontera hacia Estados Unidos.

Productores de las llamadas berries o frutillas (fresa, frambuesa, zarzamora y arándanos) han visto mermadas sus ventas en 20 por ciento, porque con el tiempo de espera en las filas de los cruces fronterizos se reduce la vida útil de su producto, mientras que se registraron compras de pánico de aguacate en Estados Unidos lo que encareció su precio en ese país, dijeron Héctor Uraga Peralta, presidente del Consejo Agrícola de Baja California (CABC) y Juan Carlos Anaya, director del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA).

Enrique González Muñoz, dirigente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) comentó que sólo en Ciudad Juárez, donde se registra el mayor retraso para cruzar, los costos para diferentes productos (no sólo alimentos) ascienden, en conjunto, a “12 millones de dólares por hora” porque los tiempos de espera se quintuplicaron al pasar de dos a 10 horas.

Berries desplazan al tequila

“Ahorita es temporada de berries y de algunas hortalizas y sí hemos tenido afectaciones. Las berries son productos muy sensibles y si permanecen más tiempo en el trailer pues disminuye su vida útil en los almacenes o tiendas de Estados Unidos. Ya nos han estado devolviendo dos de 10 trailers, en promedio, es decir la afectación es de 20 por ciento, porque la carga ya llega casi echada a perder”, explicó Héctor Uraga Peralta, presidente del Consejo Agrícola de Baja California (CABC) que aglutina 123 empresas agrícolas.

La importancia de las berries o frutillas en la balanza comercial ha crecido tanto en los últimos años que durante el primer bimestre de 2019 desplazaron al tequila del quinto lugar de los principales productos agroalimentarios mexicanos de exportación al venderse 640 millones de dólares contra 447.5 millones de la bebida alcohólica.

Se cultivan en Baja California, Jalisco, Michoacán, Sinaloa, Guanajuato, Colima y Nayarit. En Jalisco, por ejemplo, se triplicó su producción en el quinquenio 2012-2017, con un valor que superó los beneficios económicos del Tequila, emblemático en ese estado pero cuya producción de agave requiere 10 años contra 2 y 3 años que se necesitan para la frambuesa y el arándano.

En 2018, las exportaciones totales de berries ascendieron a mil 241 millones de dólares, con lo que se ubicó en la sexta posición superadas por la cerveza cuyas venta anual foránea fue por cuatro mil 491 millones de dólares, el aguacate ( dos mil 392 millones de dólares), el tomate (dos mil 261 millones), la carne bovina (dos mil 92 millones de dólares), y el tequila (mil 646 millones de dólares) de acuerdo con el Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA).

Aguacate, compras de pánico

En el caso del aguacate, Juan Carlos Anaya, director del GCMA, mencionó que por el problema fronterizo se desataron las compras de pánico en Estados Unidos, a donde se destina 80 por ciento de la producción mexicana, lo que ocasionó que este producto “subiera de precio entre 20 y 25 por ciento desde de la semana pasada, pero para ellos, no para nosotros”.

Ese es el único problema que se ha presentado en las exportaciones agroalimentarias por el retraso en los cruces fronterizos, puntualizó el especialista. Si bien dijo que 50 por ciento de las hortalizas que se consumen en Estados Unidos y 45 por ciento de las frutas provienen de México, descartó que exista “una alerta roja” en el sector y aun cuando se eche a perder la carga de algunos camiones puntualizó que “no es significativo para el volumen de exportaciones”.

Sólo en Ciudad Juárez

Enrique González Muñoz, dirigente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) comentó que “la zona donde más hemos batallado es Ciudad Juárez”, ya que registra tiempos de espera de hasta 10 horas, cinco veces más respecto a las dos horas que usualmente tardaban en cruzar.

La Canacar, el Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index), asociaciones de agentes aduanales y organizaciones de exportadores e importadores de México y Estados Unidos calcularon, en conjunto, que los costos por el retraso únicamente en Ciudad Juárez ascienden a “12 millones de dólares por hora”, incluido el traslado por avión que han tenido que hacer algunos exportadores, sobre todo de materias primas, dijo.

En Tijuana y Nuevo Laredo el tráfico comenzó a mejorar el jueves y confío en que se regularice en todos los puntos durante Semana Santa, cuando disminuye el flujo vehicular pero dijo que “después de esa fecha no tenemos ningún escenario previsto”, destacó.

Este domingo, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) no reportó el tiempo de espera para vehículos comerciales en los cruces donde mantuvo abiertos carriles, aunque sí lo hizo para los de vehículos de pasajeros o peatones.

La secretaria de Economía, Graciela Márquez, mencionó que el impacto por el problema fronterizo es diferenciado porque el tránsito de mercancías está muy concentrado y el 33 por ciento de las exportaciones se registra en Nuevo Laredo, Tamaulipas, el 10 por ciento por Tijuana, Baja California y el tercero en Ciudad Juárez, Chihuahua, por eso los primeros son los más afectados. En el caso particular de las exportaciones de vegetales frescos, destacó que resultaban afectados por el cierre del cruce de Mariposa – Nogales, pero también en la Mesa de Otay, en Tijuana.

 

Fuente: La Jornada/Susana Gonzáles 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *