Aduanas

Las aduanas de México recibieron 3.5% más pedimentos en 2018

Las aduanas de México recibieron durante 2018 un total de 6.8 millones de pedimentos de importación, un crecimiento de 3.5% interanual, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En general, el pedimento aduanal es un comprobante fiscal que sirve para demostrar que se han pagado todas las contribuciones ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) por la entrada/salida de las mercancías de comercio exterior hacia o desde el territorio nacional mexicano.

Por su parte, los pedimentos de exportación se ubicaron en 2.6 millones de operaciones, alcanzando un crecimiento del 4.1%, es decir, 100 mil 19 pedimentos más.

Por añadidura, los pedimentos comprueban la estancia legal de las mercancías que fueron importadas. En este documento se asientan datos como: nombre del importador, aduana de arribo de las mercancías, régimen aduanero, nombre del exportador (proveedor), país de origen de las mercancías, fracciones arancelarias, cantidades y unidades de medida, número de bultos, factura(s) comerciale(s) que amparan a dichas mercancías, valor comercial de las mercancías, Incoterms, restricciones y regulaciones no arancelarias, entre otros datos.

Pedimentos y modelo mexicano

México ha implantado un modelo de liberalización comercial haciendo uso de todas las herramientas de política comercial disponibles: apertura unilateral, apertura bilateral, regionalismo, y participación en el multilateralismo estimulado por la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Este proceso de liberalización económica se ha traducido, entre otras cosas, en la significativa reducción de los aranceles aplicados. A su vez, ha negociado la disminución de las barreras no arancelarias, la eliminación de restricciones a la inversión extranjera directa y la desregulación de los procedimientos para su internación.

El comercio internacional incide prácticamente en todas las actividades económicas: en la disponibilidad, calidad y precio de bienes, servicios que los consumidores utilizan como bien final y los productores como insumos intermedios que integran a sus procesos productivos.

Asimismo, el intercambio comercial tiene una importante influencia en el empleo, los salarios, la inversión, la productividad y la transferencia tecnológica. Una virtud adicional del comercio exterior es que obliga a los países y empresas a ser más competitivos y a innovar permanentemente, para estar a la vanguardia y, de este modo, lograr una mayor participación de mercado. También puede afectar negativamente sectores productivos.

 

Fuente: Opportimes/Redacción

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *