Economía

La inversión en México disminuirá con medidas proteccionistas.

Propuestas como la de revertir la reforma energética no cancelarán toda la IED, aunque será menor.

De implementar medidas proteccionistas, como algunas de las que propone el candidato Andrés Manuel López Obrador, las inversiones extranjeras sí llegarían a México, pero no en la misma medida que llegan bajo el modelo de economía abierta.

Actualmente, los inversionistas alrededor del mundo tienen en pausa sus capitales hacia México por la propia incertidumbre electoral, que podrá superarse una vez que el candidato electo defina las acciones que tomará en materia económica, refieren analistas.

El candidato puntero, de la coalición Juntos haremos historia, ha expresado la intención de incrementar la producción nacional de hidrocarburos como la gasolina, y de alimentos como el maíz amarillo, para dejar de depender de los envíos de otros países, principalmente Estados Unidos.

“Si vamos a bloquear la economía al comercio (exterior), vamos a fomentar la inversión (nacional)I, y hay un mercado atractivo interno. Claramente puede seguir habiendo más inversión, pero con riesgos”, dijo Ricardo Haneine, socio y director de ATKearney, firma de consultoría.

Dentro de las propuestas en materia económica del candidato López Obrador destaca la recuperación de la inversión pública para el desarrollo de infraestructura, con el objetivo de incentivar la inversión privada, explicó Abel Hibert, asesor económico del contendiente a la presidencia por el partido de Morena.

Otros de sus propósitos es revisar los cambios derivados de las reformas en materia energética, laboral y educativa y los contratos que hasta ahora se han dado en materia energética, además de cancelar la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, detalló la firma financiera Barclay’s, en un análisis.

“Si seguimos bajo una política proteccionista puede haber más IED, pero para ciertos sectores como el financiero, sólo para atender el mercado local, y ya no para exportar a mercados como Estados Unidos”, advirtió el directivo de ATKearney.

Advirtió que los principales factores en los que los inversionistas ponen atención para destinar capital en cualquier país son: que haya transparencia en materia de política económica, que existan medidas anticorrupción, la existencia de una política fiscal clara y la seguridad en el territorio donde se analiza invertir.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Economía de México, en 2017 el 45% de la IED se concentró en la industria manufacturera, la cual en su mayoría atiende las necesidades del mercado estadounidense, principalmente de autos y electrodomésticos.

En tanto, el 9% de la IED llegó para el sector de servicios financieros, 10% para la industria de la construcción, y 3% para la industria minera.

Barclay’s considera que en caso de que López Obrador gane se materializarían en el mercado de valores algunas implicaciones negativas, mientras que el posible triunfo de sus oponentes; Ricardo Anaya (en segundo lugar en las encuestas) y José Antonio Meade (en tercera posición) sería más amigable con este mercado, en vista de que estos dos candidatos apuestan por la continuación del modelo económico actual.

Barclay’s prevé un crecimiento limitado de las ganancias del mercado accionario en 2018, y para 2019, el primer año de gobierno del próximo presidente, espera que se reanude el crecimiento, gane quien gane.

En tanto, BMI Research, empresa de análisis filial de Fitch Group Company, considera que las acciones del candidato por la coalición Juntos haremos historia a favor de recuperar la inversión pública y mayor gasto social, reactivarían el consumo interno y el crecimiento económico de México.

BMI considera como un factor positivo para fomentar las inversiones, las acciones que propone el candidato puntero para terminar con la corrupción.

FUENTE: CNN EXPANSIÓN

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *